Oración por Venezuela

 

Jesucristo, Señor Nuestro,
acudimos a ti en esta hora de tantas necesidades
en nuestra patria.
Nos sentimos inquietos y esperanzados,
y pedimos la fortaleza como don precioso de tu Espíritu.
Anhelamos ser un pueblo identificado con el respeto a la dignidad humana,
la libertad, la justicia y el compromiso por el bien común.
Como hijos de Dios,
danos la capacidad de construir la convivencia fraterna,
amando a todos sin excluir a nadie,
solidarizándonos con los pobres
y trabajando por la reconciliación y la paz.
Concédenos la sabiduría del diálogo y el encuentro,
para que juntos construyamos la civilización del amor
a través de una real participación y la solidaridad fraterna.
Tú nos convocas como nación y te decimos:
Aquí estamos Señor, junto a nuestra Madre,
María de Coromoto, para seguir
el camino emprendido y testimoniar la fe de un pueblo
que se une a una nueva esperanza.
Por eso todos juntos decimos: ¡Venezuela!
¡Vive y camina con Jesucristo, Señor de la historia!

Amén

Celebraciones penitenciales arciprestazgo

Al final de este tiempo de gracia que han sido las reflexiones cuaresmales
queremos celebrar la fiesta del perdón. El amor de Dios nos “primerea”. Él sale a buscarnos y nos invita a la alegría: Su perdón nos devuelve la alegría. Pero nosotros, a menudo, merodeamos buscando alegrías efímeras y nos cuesta aceptar que necesitamos cambiar, que hay otro modo de vivir más
satisfactorio y feliz. Quizás hoy mismo, nos falte valor, atrevimiento. Por eso, hermano y hermana, sintiendo el inmenso amor de un Dios que sale a nuestro encuentro, “atrévete a cambiar” y celebra con gozo el abrazo del Padre, festeja y goza los pequeños frutos y descubrirás que Dios cuenta contigo para involucrarte en su misión de llenar el mundo del Evangelio de la alegría.

¡Saca partido a la Cuaresma!

SACA PARTIDO A LA CUARESMA

La Cuaresma es un tiempo de oportunidad. Tenemos la ocasión de meditar, de prepararnos para vivir bien la Semana Santa y acompañar a Cristo en su sufrimiento.

“La Cuarema es un tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él el rostro de Cristo”  Papa Francisco

Cada año se debe vivir la Cuaresma y la Semana Santa de un modo especial, involucrándonos y viviendo lo que vamos siguiendo en el Evangelio. Una manera de acercarse más a Jesús en esta época es a través del Ayuno y la Absitencia, propuesto por la Iglesia. Pero ¿qué sentido tiene esta tradición? ¿Es un capricho de la Iglesia o tiene un fundamento?

Los cristianos hacemos abstinencia de carne los viernes de Cuaresma, además de ayuno el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. Pero no sólo manifestamos nuestro recogimiento “privándonos de comida”, si no que todo va acompañado de meditación y penitencia. Esta tradición viene en parte por costumbre judía. La carne era muy cara y en cambio el pescado más asequible, por lo que era el alimento habitual de Jesús y sus discípulos. Por otra parte, Cristo muere en la Cruz el Viernes Santo, por eso los viernes anteriores hacemos abstinencia de carne.

Cuaresma3

Además de las normas propuestas por la Iglesia, cada cristiano puede proponerse un plan de vida con su director espiritual para vivir este tiempo. Oración con Dios, darse a los demás y plantearse metas para el crecimiento personal. En la imagen de portada tienes 10 ideas que pueden ayudarte para esta Cuaresma.

Fuente: CasaElTeso