Día del Seminario 2018

En la película Un hombre para la eternidad, un joven se acerca a Tomás
Moro, importante magistrado de Inglaterra, con el fin de alcanzar
un puesto de relevancia en la corte. Después de mucho insistir,
Moro sorprende al joven: «Ya tengo un trabajo para ti». «¿Cuál?»,
responde él con ojos brillantes. «Serás maestro». «¿Maestro? ¿Y
quién sabrá que soy maestro»? «Tus alumnos, tu familia, Dios…
¡no es mal público ese!». En todo encuentro vocacional es muy importante
la sinceridad. No elegimos nosotros, somos elegidos; no
decidimos la misión, se nos da. Continuar leyendo “Día del Seminario 2018”