¿Por qué el Papa pide que se divulgue esta foto tomada en Nagasaki en 1945?

Foto difundida por el Papa Francisco ©Joseph Roger O’Donnell

El “fruto de la guerra”, es el titulo de la foto de Nagasaki de 1945 que el papa Francisco ha querido hacer imprimir para que sea divulgada en todo el mundo, informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede este 31 de diciembre de 2017.

Un niño que espera su turno en el crematorio para su hermano muerto en la espalda. Es la foto que tomó un fotógrafo americano, Joseph Roger O’Donnell, después del bombardeo atómico en Nagasaki. La tristeza del niño sólo se expresa en sus labios mordidos y rezumados de sangre”, explica el Pontífice.

El Papa usa la fotografía para ilustrar una preocupación que no se ha quedado en el pasado. Sin duda, con esta imagen, desearía suscitar mayor consciencia entre los pueblos y los líderes sobre un mundo libre de armas nucleares.

Francisco ya ha instado a que ningún país, ni los llamados países canallas, ni nadie, tengan arsenales atómicos con la posibilidad de amenazar o liquidar la vida.

Te puede interesar: La lección del niño de Nagasaki que transporta el hermano muerto. Cabe recordar que el Vaticano ha celebrado al final de noviembre un Simposio Internacional bajo la perspectiva de un “mundo libre de armas nucleares y para un desarme integral”.

La foto que el Papa ha propuesto es emblemática y alerta implícitamente de una catástrofe nuclear que no es un invento. La era nuclear irrumpió desde la II guerra mundial para quedarse. Francisco probablemente sabe que el horror de Nagasaki e Hiroshima puede repetirse.

El Papa ha pedido el desarme nuclear completo para eliminar del corazón de la humanidad el temor constante de la guerra.

“¡Que la voz profética de las víctimas de Hiroshima y Nagasaki sea una advertencia especialmente para las nuevas generaciones!”, había dicho el papa Francisco el 10 de noviembre de 2017 ante 300 expertos internacionales que discutieron sobre el desarme nuclear en el Vaticano.

El Papa no pierde ocasión para alertar sobre el peligro de la guerra nuclear que está superando los niveles del conflicto de la Guerra Fría.

“Las consecuencias humanitarias serían demoledoras. Después de 70 años todavía hoy curamos a las víctimas de Hiroshima”, ha indicado  François Bugnion del Comité Internacional de la Cruz Roja, también invitado al Simposio en el Vaticano antes mencionado.

En las redes sociales, el Papa ha tenido otro gesto al respecto. “En estos días promovamos actitudes y gestos que favorezcan la paz”, escribió en su cuenta en Twitter en la víspera de la  51 celebración de la Jornada Mundial de la Paz este 1 de enero de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.