La oración más poderosa que una madre puede hacer por sus hijos

Una plegaria para las madres fuertes en la fe

Dios mío, te ofrezco a mis hijos;
Tu me los diste, ellos te pertenecen para siempre;
yo los educo para Ti y te pido
que los conserves para tu gloria.

Señor, que el egoísmo, la ambición, la maldad
no los desvíen del buen camino.
Que ellos tengan fuerza para actuar contra el mal
y que el móvil de todos sus actos
sea siempre y únicamente el bien.

¡Hay tanta maldad en este mundo, Señor!
Tu sabes cómo somos débiles
y como el mal muchas veces nos fascina;
pero Tu estás con nosotros
y yo pongo a mis hijos bajo tu protección.

Dales luz, fuerza y alegría en esta tierra, Señor,
para que ellos vivan para Ti en esta tierra; y que en el cielo,
todos juntos, podamos gozar de tu compañía para siempre.

Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *