Cardenal Osoro: «El cristianismo es perseguido de manera brutal»

Cardenal Osoro: «El cristianismo es perseguido de manera brutal»

El cardenal Osoro ha inaugurado este lunes, 5 de noviembre, la Conferencia Mundial de las Religiones en Madrid, en la que participan algunos de los principales líderes religiosos del mundo. Ante decenas de autoridades religiosas cristianas, musulmanas y judías reunidas por la Fundación Evsen, ha incididido en que «estamos alcanzando máximos inasumibles de persecución religiosa en el mundo» y ha apelado a la concordia entre los diferentes credos.

En este sentido, el arzobispo de Madrid ha denunciado la situación de las minorías cristianas en diversos países, donde «el cristianismo es perseguido de manera brutal». «Estoy pensando en realidades concretas de la iglesia martirial en estos momentos de la historia: Siria, Irak, Irán, Egipto o Venezuela, por citar algunos ejemplos de persecución contra el cristianismo», ha señalado el purpurado, quien ha advertido también frente a la «cristianofobia en países de tradición cristiana», que ha definido como una «patología a la que no hay que perder la pista».

El cardenal Osoro se ha referido, además, a la persecución que sufren las minorías musulmanas, citando el caso de Myanmar. «No se trata de competir por ver qué religión tiene más perseguidos», «sino de denunciar la lógica del odio y de la persecución por motivos religiosos».

«Es verdad que en nombre de la religión se han podido justificar las confrontaciones –ha proseguido–, pero esto ocurre cuando se toma el nombre de Dios en vano»; «la verdadera experiencia de Dios  para los creyentes, más allá del credo que confesemos», implica un llamamiento a «constuir un mundo presidido por la concordia, el amor y la paz», de modo que «solo una interpretación torcida e interesada de Dios puede levantar muros y provocar violencias».

Trabajar juntos por «los pobres del mundo»

Madrid se ha convertido esta semana es la sede de este peculiar congreso mundial de las religiones, en el que participan el gran rabino de Jerusalén; el gran muftí de Siria, o Tawadros, el papa copto de Egipto, comunidad que acaba de sufrir un nuevo atentado; así como representantes políticos como la ministra de Justicia, Dolores Delgado, o el presidente del PP, Pablo Casado.

Entre los representantes católicos se encuentran los cardenales Rouco (emérito de Madrid) y Cañizares (arzobispo de Valencia), a quienes ha precedido en una de las primeras intervenciones del lunes el cardenal albanés Ernest Simoni, representante de una Iglesia mártir, hermanada con la mayoría musulmana por medio de la persecución religiosa durante el régimen socialista.

Como vía para fortalecer la concordia entre los distintos credos, Simoni ha aconsejado el trabajo a favor de «los pobres del mundo», por medio del cual las religiones construirán “su tesoro en el cielo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.