«Que el proceso de secularización no pese más que la alegría del Evangelio»

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *